La Semana Santa es un período de descanso para muchos, pero para los opositores también puede ser una valiosa oportunidad para avanzar en el temario. 

Si el examen está a la vuelta de la esquina, aprovechar estos días de manera efectiva puede marcar la diferencia. Con una buena organización puedes sacar tiempo para estudiar y también para disfrutar de estos días de fiestas y procesiones. Te dejo algunos consejos para sacarle el máximo provecho:

 

1. Planificación

Antes de sumergirte en tus temas, dedica tiempo a planificar bien toda la semana. Establece objetivos realistas y específicos para cada día, teniendo en cuenta tus circunstancias.

Si tienes hijos en casa, es importante establecer un horario de estudio que sea flexible y se adapte a las necesidades de tu familia. Comunica a tu familia cuándo necesitas tiempo para estudiar y explícales la importancia de respetar esos momentos. Trata de incluirlos en la planificación de actividades y asigna tiempo para realizar actividades juntos. Es importante buscar apoyo de familiares o amigos para cuidar de los niños durante ciertos períodos, lo que te permitirá concentrarte mejor en tus estudios cuando sea necesario. Es importante encontrar el equilibrio y no perder la paciencia. No busques la perfección y hazlo lo mejor que puedas.

2. Establece un horario

Un horario estructurado te ayudará a mantener la disciplina y la concentración. En la medida de lo posible, establece tu rutina de estudio para estos días, que puede ser diferente a la habitual teniendo en cuenta los eventos a los que quieres asistir, o las actividades familiares. Quizás las primeras horas del día son las más tranquilas y puedes aprovecharlas.

 

3. Lugar de estudio

Estos días son de visitas familiares y muchas veces no estudiamos porque no encontramos el lugar idóneo. Es posible que necesites ayuda extra (tapones para no escuchar los tambores, o la gente…) pero sobre todo mentalízate de que quizás no es el lugar perfecto.

 

4. Mantén la motivación y la concentración

Estudiar en fechas señaladas como la semana Santa puede resultar difícil, por lo que es importante recordar tu meta a largo plazo.  Recuerda que estás invirtiendo en tu futuro y que cuando consigas tu plaza, todo cobrará sentido. Visualiza el éxito y mantén una actitud positiva ante los desafíos que puedan surgir en el camino. Cuando te sientes a estudiar mantén al máximo tu concentración. Media hora de alto rendimiento es mucho mejor que dos horas calentando la silla. Cuando te sientes, concéntrate para poder acabar cuanto antes.

5. Disfruta

El tiempo es oro para los opositores. Igual que es importante aprovechar cada minuto de estudio, también lo es disfrutar al máximo de cada minuto de descanso y desconexión. 

No se trata de “todo” o “nada”. Con una buena planificación puedes aprovechar al máximo estos días. Mi mayor recomendación es que siempre estés presente al 100%, cuando toca estudiar pero también cuando toca disfrutar y desconectar. Ambas partes son necesarias.

En resumen, estudiar en Semana Santa requiere compromiso,  planificación estratégica, disciplina y determinación. Espero que estos consejos te ayuden a mantener el foco en tu objetivo, si cada día cumples tu planificación, estarás un paso más cerca de alcanzar tu plaza. 

Gracias por leerme, si tienes alguna duda, puedes escribir en comentarios o mandarme un email a hayunaplazaparati@gmail.com Me encantará conocerte!!!

Y si quieres mejorar tu organización, te invito a que te descargues nuestra guía gratuita de Organización para opositoras en nuestra web www.yoopositora.es 

 

¡Ánimo y a por la plaza!